Estrategia en el emprendimiento

Estrategia Competitiva

Una de los primeros errores a la hora de emprender es no plantearse las siguientes cuestiones cuando queremos crear un nuevo negocio:
  • ¿Qué negocio o idea de producto/servicio?
  • ¿Cuál será mi objetivo?
  • ¿Qué tipo de organización necesitaré para llevarlo a cabo?
Aunque pueda parecer algo trivial, reflexionar sobre esta cuestiones nos llevaran a plantearnos multitud de nuevas preguntas que podríamos resumir en un objetivo final.
 
Como puedo recuperar el capital invertido y obtener beneficios.

 
Para poder alcanzar nuestro objetivo debemos realizar acciones que nos hagan competitivos y que nos permitan afrontar el mercado de forma racional. Es aquí donde debemos estudiar los agentes que se relacionarán con nuestro negocio:
  • Nuestros competidores.
  • Nuestros posibles futuros competidores.
  • A los productos sustitutivos.
  • Al poder de negociación de nuestros compradores.
  • Al poder de negociación de nuestros competidores.

Realizado todo este proceso seremos más conscientes de la realidad interna de nuestra idea de negocio y poder plantearnos que estrategia competitiva aplicaremos para introducirnos en el mercado. Michael Eugene Porter, estableció entre otros muchos conceptos el modelo de las cinco fuerzas competitivas como pilares básicos que deben tenerse en cuenta en toda estrategia competitiva de una empresa para que ésta sea rentable a un largo plazo.

  • La rivalidad entre competidores.
  • La amenaza de entrada de nuevos competidores.
  • La amenaza de los productos sustitutivos.
  • El poder de negociación de los compradores.
  • El poder negociador de los proveedores.

 

1. La rivalidad entre competidores.

 
Podemos entenderlo como los productos o servicios ya establecidos, que buscan nuevas estrategias para ser más competitivos, estas estrategias podemos agruparlas por:

  • Por políticas de Precio.
  • Por incremento de Publicidad.
  • Por la introducción de Nuevos productos.
  • Por aumento del Servicios Complementarios.

Sin embargo, como aplica esto un emprendedor. Hasta ahora hemos mirado hacia dentro y hacia fuera para poder encontrar nuestras barreras de salida de negocio, que serán todas las dificultades técnicas, logísticas, financieras para la ejecución de la idea y la oferta de nuestros competidores.

Principales barreras de Salida de un negocio:

Costes Fijos elevados.
Un ejemplo de barreras de salida altas sería el de una empresa dedicada a la construcción de moldes para la industria naval. En el momento en que pretenda dejar el negocio, tendrá problemas para desprenderse de esa maquinaria puesto que no existen muchas empresas que se dediquen a esa actividad y no será fácil el poder venderlo.

Otro tipo de barreras de salida podría ser el de rescindir un contrato de permanencia de telefonía móvil.

Sinergias estratégicas en la propia empresa.

 

En mi opinión, una de las más importantes y habla de la relaciones humanas dentro de la empresa, emprender requiere de capacidades humanas muy importantes desde la empatía a la asertividad, que permita un clima de trabajo productivo y motivador, para tus socios, colaboradores o empleados.

 

Impedimentos por parte del Gobierno o las Instituciones.

Aquí entra todo el apartado legal y de permisos que exigen las autoridades para poder realizar la actividad económica. Desde permisos de manipulación de alimentos si tu idea de negocio es un restaurante, a preservar la intimidad de tus usuarios aplicando la ley orgánica de protección de datos en tu tienda online.

Activos altamente especializados.

A veces ocurre que se tiene una idea de negocio y no se sabe como llevarla a cabo, ya sea por desconocimiento técnico/práctico, capacidad de trabajo. Nos lleva a contratar personal especializado, servicios de terceros que no comprendemos completamente y que forma la base de nuestra idea de negocio.

 

2. La amenaza de entrada de nuevos competidores.

 

En este punto es donde nos encontraríamos nosotros como emprendedor, nuestro producto o servicio va entrar a competir, enfrentándose a lo ya establecido. Empezaremos por las barreras de entrada:
 
Inversión inicial alta, el número de empresas será menor por lo que la competencia será menos elevada, lo cual no significa que sea más fiable su éxito. Y los productos o servicios más homogéneos.

 

Inversión inicial baja, la entrada de empresas será enorme, y los productos pueden ser más diferenciados.

 

Economía de escala, en aquellos sectores intensivos en capital o en investigación, se necesita producir a gran escala para ser rentables.

 

Producto muy diferenciado, Si alguna empresa quiere entrar en el mercado de los refrescos y pretende hacer la competencia a Coca-Cola, deberá invertir una fortuna en medios de publicidad para intentar arañar una pequeña cuota de mercado.

Imaginemos que queremos montar una tienda similar a la pequeña cafetería que tenemos debajo de casa y que cada día se acerca gente de todas partes para degustar su famoso “chocolate con churros”.

Si en nuestro caso no somos unos expertos chocolateros como es el caso a que nos referimos, difícilmente podremos competir con él. Su producto será siempre mucho mejor que el nuestro. Su producto será “diferenciado”. Aun así, en productos de gran reputación difícilmente se llegará a ser competencia.

 

Entrada en los Canales de Distribución.

No siempre será fácil acceder a ellos. Un nuevo producto que quiera entrar en un lineal de un supermercado, tendrá no solo la dificultad para hacerlo, sino un coste superior que la marca que lo lleva haciendo durante algún tiempo.

 

Barreras legales o burocráticas. 

En algunos países existen sectores que no pueden ser explotados por empresas extranjeras (sector armamento, militar, negocios considerados de alta prioridad, etc.).

 

Un claro ejemplo es el sector farmacéutico español, el cual y a petición de la Unión Europea, se está pidiendo que se liberalice.

 

Castigo por parte de las empresas consolidadas, puede ser de diversas maneras; bajada de precios, aumento de publicidad, interposición de demandas.

 

3. La amenaza de los productos sustitutivos.

 
Un nuevo producto sustituya el nuestro por calidad, precio, servicio complementario.

 

4. El poder de negociación de los compradores.

 
La capacidad y el “poder” de los compradores están directamente relacionados con las siguientes variables:

El volumen de compras respecto a las ventas que tenga un proveedor. Si solo tenemos un reducido numero de compradores que adquieren toda nuestra producción

Generalidad del producto, si éste está considerado como “estándar”, se podrá exigir más, puesto que hay muchas alternativas donde sustituir al proveedor.

Sobre el producto final de nuestro comprador ¿nuestro producto aporta un valor añadido importante.

En el caso en que el comprador sea conocedor de toda la información del mercado, de la demanda, de los costes del proveedor, etc., tendrá mayor poder que si desconoce parcialmente esta información.

  • Cuando su producto sea considerado “diferenciador”, respecto al resto.
  • Cuando las empresas que los ofrecen no sean abundantes en el mercado.
  • Cuando el proveedor esté capacitado para llevar a cabo todo el ciclo del negocio, es decir, llegar a suplirlo.
  • Cuando el comprador no es significativo en nuestra cuenta de resultados.

 

5. El poder negociador de los proveedores.

 

Los proveedores tendrán capacidad negociadora en el momento en que se den cualquiera de las siguientes circunstancias:

Concluyendo

A la hora de emprender no solo debemos tener una idea brillante, debemos desarrollar todo un estudio interno y externo. Para poder establecer las metas a alcanzar y que políticas debemos aplicar para conseguirlas.

 

Os dejo el enlace a un blog que habla sobre el libro el arte de la guerra aplicado a emprender. Que detalla como pensar como un estratega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *